Tablada suma esfuerzos con la Consejería de Salud para hacer frente a la pandemia. 45 personas cooperan con la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, desde del Acuartelamiento Aéreo, para localizar a personas afectadas por el COVID 19. Se trata de rastreadores pertenecientes a seis unidades del Ejército del Aire (Agrupación ACAR Tablada, Grupo Móvil de Control Aéreo, Maestranza Aérea de Sevilla, Dirección de Enseñanza, Escuadrilla de Circulación Aérea Operativa 2 y la Enfermería del Mando Aéreo General en Sevilla), que están participando activamente en las labores de rastreo actualmente.

La labor de los rastreadores es muy intensa, dado que en un día contactan con entre 100 y 150 casos confirmados de COVID. A estos casos se les cuestiona sobre sus contactos en los días previos a mostrar síntomas o de la realización de la prueba (en el caso de personas asintomáticas). Con este listado, se procede posteriormente a ponerse en contacto con cada uno de ellos para informarles de la situación y la obligación de guardar una cuarentena de 10 días desde el contacto. Esta operación requiere de una gran colaboración entre la Comunidad Autónoma y la Unidad de Vigilancia Epidemiológica además de una buena respuesta por parte de la población.

Los 45 rastreadores de Tablada forman parte de un total de los 270 rastreadores que hay en toda Andalucía dentro de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía, que se divide en nueve Secciones de Vigilancia Epidemiológica y cuenta con efectivo del Ejército de Tierra, Armada y del Ejército del Aire.

Todos estos rastreadores están adscritos a la operación Misión Baluarte, que es la segunda operación que activa Defensa ante la crisis sanitaria tras la Operación Balmis. Esta ha sido creada para realizar trabajos de rastreo de contactos estrechos que hayan podido tener lo casos confirmados de COVID19. Los rastreadores militares son una pieza fundamental y básica de defensa contra el virus en colaboración con el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas.