El Rey del Aire. Así empieza la canción La gloria del Águila, que Carlos Gardel popularizó en torno a 1928, tras grabar este tango en Barcelona con letra y música de E. Nieto del Molino y M. Monserrat Guillemat (Serramont).

La pieza de tango hizo popular la hazaña del Plus Ultra y relata, entre los acordes, la comparativa con Colón y la unión entre las naciones, con “la madre que va a visitar a los hijos, que viven en otro hogar”.

El rey del aire, tendió sus alas
y fue radiando como el sol que al mundo baña,
con la proeza de cuatro hispanos,
que son un timbre más de gloria para España.

Salió el “Plus Ultra” con raudo vuelo,
mirando al cielo rumbo a la ciudad del Plata.
El orbe entero se ha estremecido
el entusiasmo en todas partes se desata.

Desde Palos, el águila vuela
y a Colón, con su gran carabela,
nos recuerda con tal emoción
la hazaña que agita todo el corazón.

Franco y Durán, Ruíz de Alda, los geniales,
los tres, con Rada, son inmortales,
los españoles van con razón cantando
al ver al galardón de su nación.

Y cantarán con todas las naciones
entrelazando los corazones,
y en tal clamor surge un tango argentino
que dice a España, Madre Patria de mi amor.

Cruzó Las Palmas y Porto Praia,
glorioso llega en Fernando de Noronha,
prosigue el vuelo y en Pernambuco
da con su raid al mundo la impresión más honda.

En Rio de Janeiro, Montevideo
suenan campanas pregonando la victoria
y en Buenos Aires, la hija querida,
al fin se cubren los valientes ya de gloria.

Dos países en un noble lazo,
con el alma se dan un abrazo.
Es la madre que va a visitar los hijos
que viven en otro hogar.