El Ejército del Aire y del Espacio ha acaparado gran parte de la atención suscitada por la séptima edición de UNVEX, un encuentro dedicado al sector de los vehículos remotamente tripulados que operan en el ámbito aéreo, terrestre y marítimo, además de los destinados a neutralizar las amenazas que provienen de los mismos.

Inaugurada en Sevilla por la secretaria de Estado de Defensa, María Amparo Valcarce, el mismo ministerio de Defensa ha querido dejar patente en este encuentro el apoyo decidido a la industria española del sector de los drones poniendo de manifiesto el interés que este conjunto de técnicas suscita en el campo de la Defensa, a raíz de los cambios producidos recientemente en el escenario global de seguridad.

Desde la perspectiva del Ejército del Aire y del Espacio, la versatilidad, coste de operación y reducido riesgo (ausencia de piloto embarcado) de estas aeronaves han propiciado que, al igual que las principales fuerzas aéreas del mundo, nuestra aviación militar incorpore estos sistemas para la realización de un número creciente de misiones que ahora se multiplican con el control del espacio. Además, el rápido desarrollo de las tecnologías asociadas hace que su futuro sea realmente prometedor. No obstante, se aprovechó este foro para evidenciar que su irrupción imparable requiere actualizar e implementar una gran variedad de normativa civil y militar (espacio aéreo, enseñanza, etc.).

Actualmente el Ejército del Aire y del Espacio dispone de diferentes UAS, fundamentalmente para misiones de protección de la fuerza e ISR (Inteligencia, vigilancia y reconocimiento aéreo). Entre todos ellos, somos el único operador en las Fuerzas Armadas de sistemas clase III estratégico-operacional, el famoso MQ9 PREDATOR B, ubicado en el Ala 23.

Además, el Escuadrón de Apoyo al despliegue Aéreo (EADA) cuenta con el modelo RAVEN RQ-11B para misiones de FP e ISR y MAVIC ZOOM, MINI y AUTEL EVOII, para misiones de entrenamiento de los Sistemas C-UAS. Por su parte, el Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) trabaja con los modelos de UAS WASP AE y PD-100 Black Hornet.

También la Escuela Militar de Sistemas Aéreos no Tripulados (UAS) del Grupo de escuelas de Matacán (GRUEMA) dispone de simuladores y de los sistemas necesarios para impartir su formación, entre los que se encuentran el MAVIC MINI 2, EVOII-PRO V2, RAVEN RQ11B, TUCAN y FULMAR.

El caso de la Escuela Militar de Sistemas Aéreos no Tripulados (UAS) de Matacán merece un análisis aparte. Desde el 10 de julio de 2020 es el centro de enseñanza de referencia en las nuestras Fuerzas Armadas para formación y titulación de operadores y pilotos de UAS. Como tal, es el único centro docente militar de formación autorizado para realizar las pruebas que permiten a los miembros de las FAS y de la Guardia Civil obtener las distintas licencias como operadores y pilotos de estos sistemas no tripulados. Dispone de material y de personal ajustado a sus cometidos actuales (aproximadamente 250 alumnos al año, incluyendo los cursos que se imparten a personal de Fuerzas Armadas aliadas y amigas). Se ha implementado la Especialidad Complementaria de pilotos de UAS (V1N) dentro de la Especialidad Fundamental de Vuelo, similar a las 3 especialidades complementarias que existían con anterioridad; caza y ataque, transporte y helicópteros.