El Presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, entregó, el pasado 28 de febrero de 2022 en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, la medalla de Andalucía en la categoría de valores humanos al Ejército del Aire. El galardón fue recogido por General de División, Enrique Jesús Biosca Vázquez, que estuvo acompañado por los Coroneles Jefes de la Agrupación del Acuartelamiento Aéreo de Tablada, del Grupo Móvil de Control Aéreo, de la Base Aérea de Morón y de la Base Aérea de Armilla.

Además de todos los galardonados, al acto asistieron los miembros del Consejo de Gobierno de la Junta, la presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet Aznar, los componentes de la Mesa y portavoces del Parlamento andaluz, el delegado del Gobierno de España en Andalucía, Pedro Fernández Peñalver, así como expresidentes de la Junta de Andalucía, entre otras autoridades civiles, judiciales, eclesiásticas y militares.

El presidente destacó durante su discurso, el talento, el esfuerzo y el espíritu de superación de los galardonados con los títulos de Hijo Predilecto y las Medallas de Andalucía, además de ser embajadores de la Marca Andalucía.



El Ejército del Aire, presencia continuada en Andalucía desde hace más de cien años

Desde la centenaria Tablada, donde ya existía actividad aérea desde principios de siglo XX y sede de importantes unidades como el Grupo Móvil de Control Aéreo o la Maestranza Aérea de Sevilla, entre otras, seguida por la Base Aérea de Armilla, que este año cumple también cien años, el Ejército del Aire se ha ido consolidando en Andalucía con la progresiva implantación de nuevas e importantes instalaciones, como son la Base Aérea de Morón, la Base Aérea de Málaga, el Acuartelamiento de Bobadilla (Málaga) o los Escuadrones de Vigilancia Aérea de Motril (Granada), Constantina (Sevilla) y Alcalá de los Gazules (Cádiz).

El Ejército del Aire representa los valores de disponibilidad, compromiso, lealtad, espíritu de equipo, ejemplaridad y profesionalidad, como se ha manifestado en el reciente apoyo con personal y medios aéreos durante la pandemia provocada por el COVID-19, además de la colaboración en otras labores con carácter social y humanitario, como la extinción de incendios forestales y las operaciones de salvamento y rescate marítimo, lo que ha propiciado que se mantenga como una de las instituciones más queridas para los andaluces.

Ha constituido y constituye el germen del sector aeronáutico y aeroespacial en Andalucía, sigue construyendo puntos de encuentro con la sociedad por medio de la actividad económica, social y cultural, generando empleo, riqueza y sinergias entre la Administración pública y el tejido empresarial y productivo.

Desde los primigenios campos de vuelo, se llevaron a cabo grandes proezas aeronáuticas que pusieron a España como referencia en investigación y tecnología y también en audacia y talento personales. Vuelos como el del Jesús del Gran Poder y del Cuatro Vientos, el vuelo Sevilla-Bata o los diversos récords de distancia y velocidad, así lo certifican.

En sus diferentes unidades en Andalucía, prestan servicio actualmente alrededor de 3.000 militares y 500 funcionarios y personal laboral del Ministerio de Defensa. A partir de la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas en 1988, el Ejército del Aire es también garante de la igualdad entre hombres y mujeres, con uno de los mayores porcentajes de presencia femenina de todos los ejércitos de nuestro entorno.