En 1933 se realizó el primer vuelo transatlántico, que inició en Tablada, Sevilla, y finalizó en Camagüey, Cuba.

Por aquel entonces, no estaba previsto que un avión terrestre, no un hidroavión, llevara a cabo una ruta tan larga. Por ello, el recibimiento en Camagüey fue apoteósico.

En un principio, estaba previsto que el avión llegara a La Habana, sin embargo, el combustible no lo permitió. A su vez, cabe destacar que las desfavorables condiciones meteorológicas existentes en el norte de Cuba tampoco lo hicieron posible.

En un principio, planearon aterrizar en Santo Domingo, no obstante, observaron que el aeropuerto no contaba con una buena pista. Finalmente, aterrizaron exitosamente en Camagüey, un aeropuerto muy llano.

En el documental Vuelo Cuatro Vientos se realiza un recorrido por la historia del avión, desde su construcción hasta su extraña desaparición, de la mano de los diferentes especialistas, entre los que destacan pilotos, ingenieros, historiadores o escritores que comparten sus testimonios.