El ACAR Tablada rinde tributo a la Virgen del Rocío en un año que vuelve a ser diferente

La explanada del ACAR de Tablada fue e escenario, en la tarde de ayer, en el que se celebró la tradicional Misa de Romeros de la Real e Ilustre Hermandad Castrense de Nuestra Señora del Rocío. Este año, debido a las circunstancias sanitarias, la hermandad tampoco ha podido peregrinar hasta la Aldea del Rocío para ver a la Virgen y celebrar allí la festividad de Pentecostés, por lo que fue ayer cuando los hermanos quisieron rendirle homenaje.

El acto comenzó con una procesión encabezada por la cruz parroquial y seguido por diferentes guiones y estandartes, miembros de la actual Junta de Gobierno, ex-Hermanos Mayores, autoridades militares y el director Espiritual de la Hermandad, Andrés Rodríguez Díaz.
Una vez entronizado el Simpecado en su altar efímero, dio comienzo la Santa Misa, que fue amenizada por el tamborilero castrense, Pedro Solís, así como por un grupo de tamborileros, el Coro de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Montequinto y José y Macario Ibáñez Santos, conocidos artísticamente como “Makarines”, que son además los carreteros de la hermandad.

A la Misa de Romeros acudieron decenas de fieles y devotos de la Santísima Virgen. También se contó con la presencia de autoridades militares, como el General Director de Enseñanza, Enrique Jesús Biosca; el general Subdirector de Enseñanza, el coronel Jefe del ACAR de Tablada, el Coronel Jefe de Maestranza Aérea de Tablada, el coronel Delegado de Defensa de Sevilla y el Teniente Coronel Jefe del Servicio de Farmacia, entre otros. Junto a las autoridades militares, estuvieron presente también representantes de la Asociación “Amigos de Tablada” y el hermano mayor de la Hermandad de Montequinto.

Durante la Misa de Romeros se impuso la medalla al coronel jefe de la Maestranza Aérea, Alejandro Zamorano Bueno. La Junta de Gobierno de la Hermandad Castrense ha agradecido la asistencia de todos los fieles y devotos de la Santísima Virgen y ha destacado que “rogamos que el año próximo podamos realizar nuevamente nuestro pereginar a los pies de la Virgen. Es nuestro mayor deseo”.