El vicepresidente de ASET trabaja en poner en valor el patrimonio del ACAR con motivo de su centenario

Es el vicepresidente de la Asociación Sevillana de Empresas Turísticas, ASET, pero antes de eso fue quinto en Tablada. Francisco Guerrero ingresó en el ACAR con tan solo 17 años para hacer el Servicio Militar. “Fue una experiencia nueva y muy positiva, que recuerdo con mucha satisfacción. Aquí hice nuevos amigos, viví estupendas experiencias y nos dieron valores. Fue tal la huella que me dejó, que sigo viniendo por aquí mucho”, explica.

Vinculado a Tablada también por la familia de su esposa en otra etapa, en la actualidad mantiene lazos profesionales al perseguir un ilusionante reto: darla a conocer.
“Sevilla tiene que conocer todo el patrimonio histórico de Tablada, tanto el inmaterial como el material que tiene el Acuartelamiento. Este recinto ha estado cerrado con un muro que ha impedido que todo lo que hay aquí haya sido conocido por los sevillanos. Por eso ahora, desde mi actual cometido profesional, estamos trabajando con los mandos de Tablada para que el ACAR sea conocido y trascienda lo de aquí. Hay que hacer actividades para que se conozca toda esta riqueza”.

Los grandes vuelos, los edificios, las gestas, las hazañas de la aviación a nivel mundial… son algunos de los reclamos que desde ASET se están promocionando a través de convenios y actuaciones que buscan que se descubra un recinto centenario que a veces es un gran desconocido para los sevillanos a pesar de su peso en la historia de la ciudad.