La hermandad se fundó por la promesa de Loli Molina a la Virgen del Rocío, tras salvar su marido la vida tras un fuerte infarto de miocardio.

Los orígenes de la Real e ilustre hermandad castrense de Nuestra Señora del Rocío se remontan al año 92, concretamente al día 7 de Febrero, en el que un grupo de feligreses de la Parroquia de Tablada, movidos por su devoción a la Santísima Virgen del Rocío, comenzaron a celebrar cultos en su honor, alentados por el Párroco D. Francisco Macaya Floristán.

Es la única hermandad del Rocío gremial y representa a los tres ejércitos: Armada, Aire y Tierra, y a la Guardia Civil.

Tras María Dolores Molina fue hermano mayor Manuel Senciales Terrón, y actualmente ostenta el cargo Alejandro Luis Castro Morales. En la actualidad son cerca de 400 los hermanos con los que cuenta una hermandad que tuvo a la del Cerro del Águila como madrina y que el año pasado regaló al Acuartelamiento de Tablada un bonito azulejo como recuerdo de su centenario.

Esta es la semana grande de la hermandad, que este año, por los imperativos del COVID, seguirá viviendo de una manera muy limitada las vísperas del Rocío, pero que ya anhela y sueña con el camino del año que viene.