En 1990 finalizaban más de setenta años de histórica actividad aérea

A mediados de los ochenta se proyecta en Sevilla una segunda exposición universal, a celebrar en el año 1992, coincidiendo con el quinto centenario del descubrimiento de América.

La mejora de las infraestructuras, recogidas en el Plan General de Ordenación Urbana de 1985, contemplaba que la autovía Cádiz- Huelva transcurriera por el Aeródromo militar de Tablada, separando su campo de vuelo del resto de las instalaciones aéreas.

Esta decisión, que conllevaba la finalización de su actividad aérea, no solo paralizaba la actividad operativa militar, sino que privaba a Sevilla de lo que podría haber sido una  instalación aeronáutica para la aviación aérea general y deportiva, a escasa distancia del centro de la ciudad.

Así, el 31 de marzo de 1990 se realizaban los últimos vuelos desde Tablada. Las aeronaves desplegadas en ese Aeródromo, las CASA/Dornier 27 de la 407 Escuadrilla,  aviones ligeros de observación y enlace construidos en la factoría de CASA que se encontraba en las inmediaciones el Aeródromo,  se despidieron de los viejos y no tan viejos aviadores que dejaron parte de su vida profesional en la histórica instalación aeronáutica andaluza y la sevillana “dehesa de Tablada”, camino de su nueva ubicación, la Base Aérea de Morón.

A pesar del tremendo impacto que supuso el corte de ese cordón umbilical, la interrupción de la razón de ser de una instalación aeronáutica, su campo de vuelo, Tablada no perdió su operatividad ya que desde ella se realizaba una importante actividad por la Unidades Aéreas que allí estaban ubicadas, tales como el propio Acuartelamiento, el Mando Aéreo Táctico y Segunda Región Aérea, el Grupo de Control Aéreo, la Maestranza Aérea de Sevilla o la Escuela de Apoyo Aéreo, entre otras.

Han transcurrido más de cien años de la creación de la Base Aérea de Tablada y en estos últimos dos años hemos celebrado su centenario con una amplia panoplia de actividades militares, culturales, deportivas, sociales, pero también aeronáuticas.

Hemos podido disfrutar, de nuevo, de actividades aéreas hacia y desde la eterna “Dehesa de Tablada” y de su magnífica infraestructura, la histórica pista de vuelo 01-19 de  1850 metros de longitud por 150 de ancho pavimentados.

Ya hubo un antecedente en 2012 con motivo de la vista de Su Alteza Real y actualmente Su Majestad el Rey Felipe II al Grupo Móvil de Control Aéreo, donde el Ejército del Aire puso en práctica el concepto Base Aérea Desplegable, consistente básicamente en el despliegue y puesta en funcionamiento de una instalación aeronáutica, autónoma, con capacidades logísticas, sanitarias, de comunicaciones de control del espacio aéreo y de control de tránsito aéreo.

Volviendo a los actos del centenario, en marzo de 2020, gracias a la colaboración inestimable de diferentes instituciones públicas y privadas, organismos y apoyo de diferentes Unidades Aéreas del Ejército del Aire, coincidiendo con la XXI copa de S.M. El Rey de Aerostación, coordinada por la empresa Globotur, pudimos disfrutar, en la “Dehesa de Tablada”, de una completa y espectacular exhibición aérea en la que participaron más de una veintena de globos aerostáticos, helicópteros de la Patrulla ASPA y aeromodelos de la Patrulla acrobática del Ejército del Aire, cazas Eurofighter de la Base Aérea de Morón y Northrop F-5 de la Base Aérea de Talavera, que la ciudadanía agradeció y respaldó con una presencia multitudinaria.



Volvimos a repetir aventura, esta vez de la mano del Real Aeroclub de Sevilla en septiembre de 2021, y de nuevo la ”Dehesa de Tablada” fue testigo de la jornada aeronáutica, previa a la salida de la primera etapa del Raid del Centenario, donde más de una cuarentena de aeronaves civiles conectaban, vía aérea, las cuatro Bases centenarias, Tablada, León, Zaragoza, Getafe y la también centenaria Torre de mando de Cuatro Vientos.

En dicha jornada, otra vez compartida por más de diez mil personas y con el mismo apoyo de diferentes instituciones públicas y privadas, organismos y participación de la Unidad Militar de Emergencias desplegada en la Base Aérea de Morón y diferentes Unidades Aéreas del Ejército del Aire, pudimos acercarnos a siete avionetas  civiles y a dos aeronaves del Ejército del Aire, una con cometidos de enseñanza, E-25 Bonanza, procedente del 42 Grupo, ubicado en la Base Aérea de Valladolid y otra de transporte, CN -235, procedente de la Base Aérea de Getafe, las cuales comprobaron el perfecto estado de la pista, aterrizando en la “Dehesa” y formando parte de una concurrida exposición estática para deleite de pequeños y no tan pequeños espectadores.

En esta ocasión, además, pudimos disfrutar de exhibiciones aéreas de la Patrulla de Helicópteros (ASPA) y paracaidismo (PAPEA) del Ejército del Aire, cazas Eurofighter de la Base Aérea de Morón y un sobrevuelo de un Avión de transporte A-400-M, de la factoría de Airbus en Sevilla.

No deberíamos ignorar la respuesta ciudadana ante cualquier propuesta aeronáutica que se ofrece, de la iniciativa de las administraciones dependerá dar continuidad a una actividad que creemos nunca debió paralizarse y que genera tremenda expectativa e ilusión cada vez que se plantea, pero no solo eso, el sector aeroespacial andaluz, la industria aeronáutica desarrollada en Sevilla, en constante crecimiento económico y fuerte demanda de empleo cualificado, no debería obviar la oportunidad, a la hora de implantar nuevas tecnologías y desarrollar proyectos I+D+I, de contar con una infraestructura aeronáutica en la ciudad, la pista de vuelo de la “Dehesa de Tablada” , compatible con la actividad aeronáutica que se desarrolla diariamente en su Aeropuerto o en la vecina Base Aérea militar de El Copero.