Falleció recientemente y trabajó junto a Félix Rodríguez de la Fuente

La Base Aérea de Morón cuenta ya con una calle llamada Halconero Jesús Brizuela. En un acto dirigido por el coronel jefe de la base, Enrique Fernández Ambel, se rindió homenaje a la total dedicación y a la labor tan importante realizada durante más de cuatro décadas por Jesús Brizuela Martínez. La viuda del halconero, que falleció hace unos meses, y sus hijos asistieron al emotivo acto y agradecieron el gesto con el que se refuerza la vinculación de la familia con la base, eje central de la vida de Jesús Brizuela durante toda su trayectoria profesional y ahora de uno de sus hijos, Fernando, que se ocupa de ofrecer un servicio tan necesario para evitar accidentes aéreos como es el de halconero.

Durante el acto se resaltó la pasión con la que Jesús Brizuela desempeñaba su trabajo, al tener predilección por los animales y haber formado parte del equipo de Félix Rodríguez de la Fuente, pionero en utilizar halcones en las instalaciones militares. Jesús llegó a Morón en 1972, donde se jubiló. Dos de sus hijos han tomado el testigo en Morón y en las bases aéreas de San Javier y Alcantarilla. Una profesión que los dos han vivido desde la cuna y que ahora practican con el mimo y el cariño que les inculcó su padre.

Fotografías cedidas por la Base Aérea de Morón.