La Universidad de Sevilla y Tablada eligen el proyecto de María Rubio, que recrea el futuro Centro de Interpretación de la Aeronáutica

La Facultad de Arquitectura acogió ayer la entrega de reconocimientos a los concursos de ideas sobre la ciudad. Uno de ellos analizaba las posibilidades museísticas de Tablada, y para este proyecto ha sido elegida la propuesta de María Rubio Cueto, graduada en Fundamentos de Arquitectura y alumna del Master en Arquitectura. Su propuesta contempla la adecuación del edificio de la Casa del Infante como centro de Interpretación de la Aeronáutica, pero desde el punto de vista de la integración en la ciudad, con la filosofía de reconectar el Acuartelamiento con Sevilla.

En nombre de Tablada asistieron al acto el coronel Carlos Rivero, de la Dirección de Enseñanza del Ejército del Aire, y el coronel Alberto Quirós, jefe del ACAR, ambos integrantes del jurado, compuesto también por representantes de la Universidad, en concreto actuó como presidente del jurado, Francisco Pinto Puerto; el profesor de Proyectos de la ETSAS, nombrado por la subdirección de Cultura y Hábitat Sostenible, que actuó como secretario del jurado, Ignacio Capitán Carmona; y el subdirector de Cultura y Hábitat Sostenible de la ETSAS, Francisco Javier López Rivera.

El reto de la convocatoria era conseguir un banco de ideas sobre las posibles alternativas de aprovechamiento de la antigua Casa del Infante y el terreno circundante. Y para ello se firmó un convenio de colaboración entre la Dirección de Enseñanza del Ejército del Aire y la Universidad de Sevilla. El siguiente paso fue promover un concurso de ideas para estudiantes del Grado en Fundamentos de Arquitectura y el Máster en Arquitectura de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla. Y el jurado ya ha establecido tres ganadores: el primer premio ha recaído en María Rubio Cueto, el segundo en Cristián de las Heras Rodríguez y Francisco J. Velázquez Guillén, y el tercer premio, en Pilar Canela, Leo Domínguez, Miryam Paniagua y José María Pérez.

La entrega del premio elegido sobre el desarrollo del entorno museístico para el Centro de Interpretación de la Aeronáutica en Tablada ha ido acompañada por una remuneración económica para la ganadora y una jornada en la Base Aérea de Alcantarilla incluida una experiencia en un salto de paracaídas de caída libre.  María Rubio visitará próximamente Tablada y le encantaría participar en la ejecución del proyecto de remodelación del edificio y de la parcela que ocupa la antigua Casa del Infante de Orleans, una iniciativa por la que se aprovechará la edificación, construida en 1927 y que fue la residencia de varios de los Jefes del Acuartelamiento. Precisamente uno de ellos, el Infante don Alfonso de Orleans y Borbón, es por quien se le quedó el sobrenombre de la “Casa del Infante”.

La propuesta de María Rubio ha sido valorada por el jurado como la más equilibrada de las presentadas en lo relativo a la reestructuración y reordenación, tanto para el edificio como para la parcela envolvente. Se trata de una iniciativa que reconecta al Acuartelamiento con la ciudad y ordena el vacío actual mediante un parque expositivo, a través del cual canaliza el flujo de los visitantes en unas condiciones ambientales adecuadas.

La rehabilitación y reforma de la Casa del Infante de Orleans y su entorno forman parte de un plan para que Tablada se constituya en un espacio integral museístico, en Sevilla, mediante la recuperación y adecuación de diversos edificios e instalaciones históricas del Acuartelamiento. Y se integra en las actividades conmemorativas del Centenario de la creación de la Base Aérea de Tablada.

Actualmente la Casa se encuentra en un avanzado estado de deterioro por falta de uso. Los terrenos que la circundan, con una superficie de cerca de 24.000 metros cuadrados, permanecen sin aprovechamiento salvo una helisuperficie de uso ocasional. El proyecto propone una iniciativa histórico-cultural inclusiva e integradora en la ciudad, que aprovecha la proximidad de la base al Barrio de los Remedios, convirtiéndola en un enclave idóneo para visitar.