Consolidó una agrupación de 40 músicos, que funcionó durante 14 años

Salvador Serna llegó a la Base Aérea de Tablada en 1971. Venía de la Academia General del Aire, donde era alférez subdirector. En un principio llegó para organizar la Banda de Música que se creó en Tablada, pero la cosa se fue alargando y estuvo hasta finales del 85, año en que la Banda desaparece. El último acto fue el 10 de diciembre con motivo de Nuestra Señora de Loreto, la patrona de la Aviación.

Su hija recuerda a su padre muy ilusionado. Llegó a Tablada con 41 años, en el apogeo de su actividad profesional. “La agrupación de músicos no era muy grande. Eran unos 30 o 40, pero llegaron a tener mucho prestigio. Eran requeridos de muchos sitios. Aparte de los actos militares que les correspondían, también les llamaban para bastantes actos civiles”, afirma María del Carmen Serna.

De la banda, aparte de la relación profesional, él recordaba siempre la relación personal, a la que le daba mucha importancia. Porque para él, la banda de la Aviación era como una segunda familia.

María del Carmen Serna explica que actualmente conserva algunos objetos de interés como partituras escritas por su padre, programas de mano en actos en los que participó, actividades culturales… De todo ello conserva los originales y afirma que “para mí sería un placer entregarlos a la Base de Tablada”.