Tal día como ayer, hace noventa y siete años, se inauguró oficialmente la Base Aérea de Tablada por parte de SS.MM. los Reyes Alfonso XIII y Doña Victoria Eugenia.

La Base Aérea de Tablada, junto con las de Getafe, Zaragoza y León, fueron creadas por Decreto del Rey Alfonso XIII el 19 de marzo de 1920 y se constituyeron en las primeras cuatro bases aéreas de la estructura de la Aviación Militar. Se ordena entonces la construcción de la Base Aérea de Tablada para una guarnición de un grupo de escuadrillas de reconocimiento, una de caza y otra de bombardeo lejano.

La construcción de la base sevillana fue encargada a la Comandancia Exenta de Ingenieros y el autor del proyecto fue el Capitán de Ingenieros Antonio Rodríguez Martín, que estipuló que las obras se llevarían a cabo en dos fases. El proyecto respondería a una estética que puede definirse como “arquitectura regionalista”, en la línea de las tradiciones constructivas que el arquitecto Aníbal González había trazado unos años antes, tanto en edificios particulares, como en los pabellones de la Exposición Universal de 1929.

La fiesta de la inauguración

Tres años después de la publicación del Real Decreto, SS.MM. los Reyes aterrizaron en Sevilla a bordo de un bimotor Farman Goliath a las dos y media de la tarde del 14 de abril de 1923. Fueron recibidos por los Infantes Carlos y Alfonso, las Infantas Luisa e Isabel, así como por el Ministro de la Guerra, Niceto Alcalá Zamora, el General Francisco Echagüe Santoyo, director de la Aeronáutica Militar, el Capitán don Antonio Rodríguez Martín, autor del proyecto de la Base, y por el Comandante Álvarez Rementería, jefe del Aeródromo. También estuvieron presentes el alcalde, arzobispo y otras autoridades.

Después de la rendición de honores, la comitiva real, acompañada por las autoridades y flanqueada por un numeroso público, visitó las nuevas instalaciones de la flamante Base. Los acontecimientos fueron portada de la revista gráfica Blanco y Negro de ABC con una imagen en la que se muestra a Su Majestad el Rey durante su recorrido por las dependencias del Aeródromo de Tablada.

La ceremonia de inauguración, contó con un festival aéreo protagonizado por las Escuadrillas de Larache, Madrid, Tetuán y Melilla, que fueron llegando escalonadamente a la pista de vuelo, captando la atención del público asistente. Precisamente, durante la exhibición de asalto protagonizada por los cazas Martinsyde F-4 de Melilla, el aparato del Teniente de Caballería Gutiérrez entra en la turbulencia del avión anterior, sufriendo una sacudida por la que roza con el plano en el suelo, accidentándose a continuación y resultando ileso su piloto, afortunadamente. El “acrobatismo aéreo”, así llamado por la prensa de la época, concluye con una intensa ovación.

La Base Aérea, considerada como un modelo a seguir, disponía de completas instalaciones y modernos talleres, capaces de proporcionar servicios al material de la Aviación Militar en la Región Sur. Estos talleres fueron denominados Parque Regional Sur y en ellos tuvieron lugar las primeras actividades industriales aeronáuticas de Andalucía. En la actualidad, sus herederos son las instalaciones de la Maestranza Aérea de Sevilla, repartidos entre Tablada y San Pablo.

La fiesta de ese 14 de abril finalizó con la firma del Acta de inauguración por parte de SS.MM. los Reyes.

Entrega de la Bandera

Al día siguiente, se celebró una solemne entrega de Bandera a las fuerzas de Aviación, que tuvo como madrina a la Reina Victoria Eugenia, y la imposición a la misma de la corbata de la Medalla Militar, concedida colectivamente en noviembre del año anterior por la brillante actuación en Marruecos. Las fuerzas y cuerpos de la Guarnición formaron en el campo y frente a la línea de hangares se posicionaron las aeronaves.

Después de los discursos, se entregó la enseña nacional al abanderado, Teniente Oyarzábal, y se produjo la imposición de la corbata por parte del Rey Alfonso XIII. La Bandera fue bendecida por el Arzobispo de Sevilla, el cardenal Eustaquio Ilundáin y Esteban, que posteriormente celebró una misa.

Una vez rendidos los honores correspondientes a la Bandera, la jornada continuó con un desfile militar de todas las fuerzas participantes ante S.M. el Rey y se completó nuevamente con otro festival aéreo. Entre los pilotos se encontraban los capitanes Ortiz, Lóriga, Esteban y Gallarza, con quienes el monarca departió unos minutos al término de sus exhibiciones.

Pasado el mediodía de ese 15 de abril, las autoridades fueron retirándose, mientras continuaban las acrobacias aéreas en el cielo de Sevilla.

Actos conmemorativos del Centenario de Tablada

Debido a la pandemia global provocada por el COVID-19, los actos programados para celebrar el Centenario de la constitución de Tablada como Base Aérea, están pospuestos sine die, a la espera de la evolución del estado de alarma y las indicaciones de las autoridades competentes. El Ejército del Aire, como parte del Ministerio de Defensa, sigue en primera línea en la lucha contra el coronavirus.

Cuando se tenga información certera, se irán comunicando las fechas de celebración de los distintos actos y eventos pendientes, entre los que se encuentran una quedada familiar con los quintos de Tablada, varios izados solemnes de Bandera, la V Edición “Noches de Tablada”, celebración del Acto Central de la Base Aérea, una Jura de Bandera para personal civil, un encuentro de música militar, ciclos de conferencias y una gran exposición de material histórico, entre otras muchas más actividades.

A pesar de la interrupción de las actividades, les animamos a participar en este proyecto a través de www.tabladacentenariaaviacion.es, así como a seguirnos en las diferentes redes sociales (Twitter, Instagram, Facebook y YouTube).