El paso de la patrona de los aviadores deja una estampa inédita en el ACAR en la Misa de Acción de Gracias por el Centenario

La Virgen de Loreto colocada en su paso dejó el pasado sábado una imagen inédita en el Acuartelamiento de Tablada. La Hermandad de San Isidoro había aprobado y organizado el traslado privado para que su titular pudiera presidir el sábado 27 de noviembre la Misa Solemne como Acción de Gracias por el Centenario de la proclamación de Nuestra Señora de Loreto como Patrona de los Aeronautas. Un momento culmen del Año Jubilar Lauretano decretado por Su Santidad Francisco, por el que se entregaron, tras la ceremonia religiosa, los diplomas a los asistentes a la Misa.

Los participantes en la Eucaristía subrayaron la majestuosa estampa de la Virgen de Loreto en todo su esplendor ante la fachada de la parroquia que lleva su nombre, flanqueada por los dos azulejos de los titulares de San Isidoro, tanto el Cristo de las Tres Caídas como la Virgen de Loreto. Dos azulejos en la fachada principal que fueron realizados por Facundo Peláez Jaén en 1959.

Como se recordará, en 1920 el Santo Padre Benedicto XV nombraba a la advocación de la Virgen de Loreto como patrona de la aviación a nivel mundial. A España llegaría ese decreto el 24 de marzo del citado año. De ahí que con el centenario de la base se haya conmemorado también los cien años del patronazgo de la Virgen de Loreto.

El general Director de Enseñanza del Mando de Personal del Ejército del Aire, el General de División Enrique Jesús Biosca Vázquez, agradeció a la hermandad de San Isidoro su vinculación histórica con el Ejército del Aire, que acompaña cada Viernes Santo a la Virgen de Loreto de San Isidoro. Muestra de esta unión es el avión que la dolorosa lleva colgado en su mano izquierda. Se trata de una réplica en oro del hidroavión que realizó el celebre vuelo trasatlántico del Plus Ultra entre Palos de la Frontera y Buenos Aires, un regalo de la dama argentina María Gonzalo Cabot a la Virgen. Otro de los presentes que el Ejército del Aire hizo a la Virgen de Loreto es la corona de su salida, en 1950; y en 2005, sufragaron el azulejo que luce en una de las fachadas de la parroquia de San Isidoro, obra de Joaquín Soriano.

En la misa del sábado, la dolorosa de San Isidoro ha estado entronizada en su paso pero sin el palio, con los candelabros del paso del Cristo de las Tres Caídas, recordando de algún modo a estampas antiguas de la titular de esta hermandad. La eucaristía contó con la predicación del clero Castrense y la concelebración del director de ceremonia de la Catedral, canónigo, párroco de San Isidoro y San Ildefonso, Geraldino Pérez Chávez. La parte musical de la liturgia ha corrido a cargo de la capilla de Abraham Martínez.

Durante la ceremonia, en la parte final, tomaron posesión las nuevas Damas de Loreto que, además de su destacada labor social, mantienen vivo el cariño y la devoción a la Virgen durante todo el año.